28.9.09

Mazapán no!! Masa eh' pan!!!

Sonó el teléfono. Yo estaba como siempre haciendo cosas en la computadora, cosas que mis padres no entienden y se llaman "diseño", yo no juego a los jueguitos ma, "diseño". Como les decía, sonó el teléfono. Miré la pantalla: "numero desconocido". Dudé en atender o cortar, pero por esas maravillas del cosmos, atendí. ¿Hola? pregunté. Hola Sofía, ¿como estas? Carina del centro de estética Folssom te habla. Silencio en la línea. Yo pensando por un lado, en donde poner el logo en mi diseño, y por otro, que hacia ya varias semanas que no pisaba por Folssom a depilarme... Pensé que era una de estas cosas como marketing telefónico o un nuevo servicio de recordatorio del crecimiento de tus vellos y confundida contesté: ah... si... Carina... eh, ¿como estas?
Muy bien Sofía, gracias, como estas vos? ... (odio la conversación formal por teléfono) bien, muy bien, le contesté un poco cortante, pero todavía no sabía para qué carajo me llamaba.
Ahora va el motivo: Te llamo para contarte que hicimos un sorteo acá en la base de datos de Folssom y ... (yo pensando que hacia mucho que no me depilaba y sería bueno hacerme una llegadita por el Spa.) saliste ganadora.
¡¿Que?! me sobresalté y casi borro el diseño que estaba armando. ¿Que gané que? (seguro era una depilación gratis! me veía al pelo!je je!) Si, ganaste un tratamiento corporal. Guau! pensaba yo!... un tratamiento corporal!... De doce sesiones... ¿DOCE SESIONES? DOCE. 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12!!! DO-CE. No lo podía creer.
Solté a blanquita(Mi computadora.Paso tantas horas con ella que decidí nombrarla. Que patético) y puse mas atención en lo que Carina me decía.
Está barbaro ahora que llega el verano..., yo seguia pensando "DOCE"... y la piel después del invierno..."DOCE" sale como 1800 pesos eso.. Me gané 1800 pesos canjeables en DOCE sesiones... y vos venís en los horarios que mas te convenga! ¿Cuando querés empezar?... ¿Empezar? una fecha... em... em... ¡el lunes! (¿que mejor día para empezar algo no?)
Bueno, ¡te agendo entonces! ¡nos vemos el lunes! Felicitaciones Sofía! em... si, gracias!
Me quedé sentada. Anonadada. Me había llegado DE ARRIBA un premio espectacular y solo para mi!!
Lunes. 5 de la tarde. Centro de estética y Spa Folssom.
Hola Cari! ¿Como estas? Bien sofia, ¿vos? ¿que premio que te ganaste no? ¿lista para empezar? si, si, ¡lista! contame un poco en que consiste el tratamiento corporal...
Bueno, empezamos con un pulido corporal, osea, exfoliamos todo el cuerpo para sacar la piel muerta que acumulas en el invierno (junto con los criollitos en el abdomen, las medialunas en los glúteos y el dulce de leche en la pera y la nariz en forma de "impurezas") y después, mediante masajes reductores, ayudamos a disminuir las grasas acumuladas... (no te digo, los criollitos!) también te ponemos cremas reductoras que con calor queman grasa y entre sesiones aplicamos las botas de presoterapia y los electro choques estimuladores, que esos reafirman el tejido muscular. WOW, anonadada. Bueno, ¡empecemos entonces!
Pasá por el vestuario. Jimena y Claudia te van a buscar, vos ponete la bata y esperá a las chicas.
Bueno, gracias.
Entré al vestuario. Abrí uno de los lockers y encontré una bata de Folssom, un par de pantuflas a tono y una bombacha descartable. Supuse que tenia que ponermela (estaba súper cerrada en un envase limpio y cuasi sellado al vacío). Un punto para Folssom.
Cambiada y lista esperé a Claudia que al ratito se asomó y dijo mi nombre. La saludé y la seguí por un pasillo sin ventanas, iluminado por tubos fluorescentes. En el pasillo había puertas cada 2 metros. Imaginé a la gente acostada del otro lado enchufada a máquinas. Así iba a estar yo en unos instantes.
Llegué a mi sala. Debo decir que era mas linda de lo que me imaginaba. Iluminada por la luz natural que entraba desde una gran ventana, vi una camilla.
Sacate la bata, me dijo Jimena. Y vení así te medimos.
¿Medimos? ¿onda 90, 60, 90? ni de casualidad soy 90, menos 60 y le paso a los otros 90 por unos varios centímetros! Medimos...
¡No soy lo mas exhibicionista que hay en este mundo, y mucho menos me gusta pararme semi desnuda al frente de una tal Jimena y una Claudia que apenas acabo de conocer!
Me quité la bata y mi reflejo fue tapar mis partes... las chicas ni se mosquearon (deben ver minas en bolas bastante seguido, pensé). Una de ellas agarró el centímetro y yo temblé.
Una medía, la otra anotaba y daba indicaciones de donde medir. ¡Me sentí rara! ¿Invadida? ¡son MIS medidas! ¡no las quiero compartir! ¡mías, mías!
Listo Sofía, recostate boca abajo en la camilla.
¡Si! ahora empieza lo relajante pensé. Me voy a acomodar bien así si puedo, duermo un rato mientras me hacen los masajes.
Las chicas acomodaban algo a mis espaldas.
Cerré los ojos y puse atención a la música ambiental de bossa nova que sonaba por todo el Spa. Pensé en lo afortunada que era por haberme ganado el premio... pensé en lo lindo que era que te mimen cuando ¡AY! ¡me están raspando! ¿Que me hacen?
Amablemente pregunté qué carajo me hacían. Estamos exfoliando el cuerpo, para quitar la piel muerta. Mira, es un guante con forma de media (no tiene separados los dedos), que tiene adherido una esponja vegetal. Con eso me daban duro por las piernas, cadera y cola.
¡NADA PLACENTERO!
Bueno, es un ratito Sofi, tranquila, ya terminan pensé. Pero cada vez lo hacían mas fuerte. La piel se acumula durante el invierno y no cae fácilmente ME DUELE pensaba, ¡me está doliendo! y con esto lo que nosotros hacemos... ay, ay, ay, ay, ay... así queda suave y brillosa. Por fin pararon. ¡Que alivio! ¡TODO me ardía!
¡Imaginate que te raspen con la piedra pomez por todos lados! ¡Igualito igualito!
Bueno, ahora esto es un unguento de algas marinas... calentito se sentía, me estaban untando con un pincelito eso que me decían. Y empezaron a masajear. Primero despacito, en circulos, para arriba y abajo y mas fuerte y de un momento a otro ¡me estaban amazando!
Me sentí una masa de levadura, ¡para hacer bollitos calientes!
¡A las minas no les importaba nada! Estaba yo ahí abajo de "eso" al que le daban la forma de una torta.
¡Lo peor es que no me animaba a decirles nada! lo único que pensaba era: "La belleza duele" "Quien me mandó a mi a venir acá" "Con qué necesidad..." "¡Ay, la concha de la lora ahí me hizo mierda!" y las otras seguían.
Boca arriba ahora...
¿La tortura seguía del otro lado? Ni te cuento cuando me agarraron la panza! por dios! entre las cosquillas y el dolor no daba mas! ahí pensaba: "ahí agarró la factura de ayer" "ahora la torta del cumple" "el postre del sábado en el costado izquierdo"
En resumidas cuentas... ¡Tortura china!
¡Pero no se lo cuenten a nadie! ¡Estar bien no tiene precio! ¡los masajes torturantes si, y algunos vienen gratis!
Después de eso, me fui a casa. Debo agregar que la sesión dura una hora y media. ¡Ni te cuento al otro día! ¡sentía como que me hubiesen boxeado! LITERALMENTE!
Mañana tengo que ir de nuevo... con los días se va pasando, y tu cuerpo se acostumbra al maltrato, pero no es nada placentero!
¡Otro día les cuento como sigue esto! Mientras tanto me voy a seguir diseñando... Si papá ¡DISEÑANDO! ¡no son dibujitos en la compu! ¡La gente me paga por esto! "Lo único que se te ve es la nuca Sofía" "ah, ¿estabas acá en casa hija?" "¡Nunca contás nada! ¡todo el día en la computadora!" Aceptenló y punto. Si no les gusta, TARDE, en 3 materias mas me recibo.

1 comentario:

Negrita dijo...

Nadie entiende porque las mujeres salimos con pollerita con cuarenta grados bajo cero!!! Nadie entiende ese sacrificio, pero entre nosotras nos entendemos. Es así. Así de lindo.

Se ha producido un error en este gadget.