1.12.07

La Historia de Tiro Alto.


Tiro Alto nació en una familia de pantalones cortos. Si, cortos.
Como era tradición de la familia apellidada “pantalón”, debían nombrar a sus hijos con el 1° nombre en honor a su tatarabuelo Tiro Enrique Pantalón.
Así esta familia de pantalones cortos, nombro a sus 3 hijos siguiendo la tradición.
Al más grande le pusieron Tiro Bajo, al del medio, Tiro Medio y por último al pequeño, Tiro Alto.
Tiro Alto va a ser el protagonista de esta historia. Tiro Medio y Bajo están siendo escritas.
Tiro Alto sufría por tener patas cortas y ser el mas bajo de su clase de jeans.
Su mamá, Pollera Pantalón, le decía que se acostumbrara porque ella venía de una familia de prendas cortas.
Tiro Alto había perdido ya todas sus esperanzas. Pero un día, después de su cumpleaños n° 13, Tiro Alto sufrió un accidente y lo llevaron a coser. En ese lugar de corte y confección, donde remendaban todo, no encontraron las partes adecuadas para tiro alto y tuvieron que arreglarlo como pudieron. Cosieron por acá, cortaron por allá y Tiro Alto quedó como nuevo.
Cuando le dieron el alta, Tiro Alto se levantó y sorprendió a toda su familia que lo miraba anonadado. Sus patas seguían siendo cortas, pero ahora tenía la cintura mas alta que nadie jamás hubiese visto.
Tiro Alto ahora era feliz y pudo hacerle honor a su nombre, siendo el pantalón preferido por las mujeres, porque tenía la cualidad de alargar la cola, dando el calce perfecto y lograr en aquellos cuerpos pomposos, la llamada cintura de avispa.
Así, con el tiempo, Tiro Alto se convirtió en leyenda y llegó a ocupar las vidrieras de todo el mundo y durante casi 20 años, Tiro Alto fue el miembro de la familia pantalón, con más fama de todos.

Todo vuelve, la moda también y Tiro Alto, viene para quedarse. Así que mujeres, metan los flotadores adentro de Tiro Alto y ¡prepárense para ver sus colas mas grandes y feas que nunca! Y en 20 años, cuando sus hijas usen a tiro medio, después a tiro bajo y nuevamente a tiro Alto, van a suspirar y con nostalgia recordar aquellos días de juventud, en los que realmente, no te importaba nada y si estaba de moda, supuestamente te quedaba bien.

1 comentario:

Cati Aguiar dijo...

Sí, en efecto, la moda es cíclica. Guardemos nuestra ropa, ropa que será clave cuando la utilicen nuestros hijos.
Mi cu, te probaste un pantalón tiro alto que lo putias tanto? yo también los odio. Tiroo altoo suicidateee. besos!

Se ha producido un error en este gadget.